Resolver un problema con ecuaciones consiste en traducirlo al lenguaje algebraico. Para ello hay que tener en cuenta los siguientes pasos:

1. Identificar los datos conocidos y los que deseamos conocer. Dar nombre a la incógnita.
2. Relacionar mediante ecuación lo conocido con lo desconocido.
3. Resolver la ecuación.
4. Interpretar la solución ajustándola al enunciado.


EJEMPLO 1

El precio de un ventilador ha aumentado un 10% en julio y ha disminuido un 20% en septiembre. También es conocido que el precio inicial ha disminuido en 4,4€. ¿Cuál era el precio inicial?

problema-ecuaciones.png